+
Pensando en el Futuro...

domingo, julio 03, 2005

Homenaje a Amedeo Modigliani

Nacido en el seno de una familia burguesa judía el 12 de Julio de 1884 en la ciudad de Liorna, cuyos retratos y desnudos figuran entre las obras más populares del siglo XX.

Mi intención no es generar un comentario de experto, ya que no lo soy, sino expresar lo que me sucede con su obra. De haber existido los blogs en esa época, seguramente nos hubiesemos hecho amigos ya que siento que tenemos una gran afinidad: tenemos el mismo gusto por las mujeres. En su obra destaca el amor que siente por un estereotipo de la belleza femenina orientando sus preferencias hacia aquella con tintes angelicales, pura, femenina y delicada.


Su figura parece corroborar todas las suposiciones tan difundidas sobre la bohemia, la pobreza fatal, las pasiones desenfrenadas del artista. El es el prototipo del artista que embriagado por el alcohol, amor y poesía, crea su obra en estudios de Montmartre y Montparnasse, que vive la Primera Guerra mundial en pleno centro artistico de París y aislado, a la vez de la Belle Epoque. Rodeado de figuras como Picasso, Braque, Matisse.

Decide caminar su propio rumbo. No tiene exito y su pobreza es tal que solo puede pagar sus cuentas en los legendarios locales con retratos hechos a clientes a toda prisa...

Finalmente, Modigliani muere aún jóven - a los 35 años- aquejado de tuberculosis, desgastado y consumido, con lo que terminaba una vida dedicada enteramente a las bellas artes; y, para mayor dramatismo, su jóven prometida Jeanne Hébuterne, se arroja al vacío el día siguiente a su muerte, desde el departamento de sus padres, situado en un quinto piso, en los últimos meses de embarazo y dejando huérfana a la pequeña hija de ambos.

Curiosamente, fue su muerte lo que lo vio emerger como una gran figura de todos los tiempos. Tuvo una vida que limita con la poesía, donde obras como "Desnudo femenino sentado", 1916 lo catalogo como una gran obra comparable con las grandes como la "Mona Lisa", de Leonardo da Vinci, otra figura que admiro y que pronto tendre el privilegio de volver a escribir. Su obra del Louvre es la más grande de todas pero no la veo tan lejana a esta gran obra de Modigliani.

La belleza de esta obra, ubicada a la derecha de la pantalla, es tal que me considero un admirador de su primera linea ya que trasluce y deja en claro la mayor de las fuerzas que existe en este mundo: la de la femeneidad más pura y profunda que pueda desatarse en una mujer. Diría quizas la explosión de lo femenino, o la fuerza de la pureza...como la belleza de Jeanne, su gran amor, su inspiración. La misma belleza que me inspira.


Posted by CLAUDIO IBAÑEZ GONZALEZ |




^



 © Pensando en el Futuro... 2005 - Powered by Blogger Templates for Blogger