+
Pensando en el Futuro...

domingo, agosto 21, 2005

Cultura Samurai II

En este artículo traduciré un texto que encontre en el sitio : www.osamurai.hpg.ig.com.br

un poema japones, de autor desconocido, que gráfica la cultura samurai:
Yo no tengo país, hago de si y de la tierra mi país. No tengo caso, hago del mundo mi hogar.No tengo poder divino, hago de la honestidad mi poder divino. No tengo pretensiones, hago de mi disciplina mi pretensión.
No tengo poderes mágicos, saco de mi personalidad mi poder mágico.
Tampoco tengo vida o muerte, hago de las dos, una. Tengo vida y muerte.
No tengo visión, hago de la los relampagos mi propia visión.
No tengo audición, hago de las sensibilidad mis oidos.
Yo no tengo lengua, hago de la rápidez mi lengua.
Tampoco tengo ley, hago de la autodefensa mi propia ley.
No tengo estrategias, hago del derecho de matar y del derecho de salvar vidas mi estrategia.
Yo no tengo proyectos, hago del apego a las oportunidades mis proyectos.
No tengo principios, hago de la adaptación a las circunstancias mi propio principio.
No tengo tácticas, hago de la escasez y abundancia mi tactica.
No tengo talentos, hago de mi imaginación mi talento. No tengo amigos, hago de mi mente mi única amiga. Tampoco tengo enemigos, hago del descuido mi enemigo.
No tengo armadura, hago de la benevolencia mi armadura. No tengo espada, hago de la perseverancia mi espada.
Tampoco tengo castillo, hago de mi carácter mi castillo.

"Soy guerero, defiendo a los mios y lo mio, con honor, buscando la perfección, en la vida y en la muerte"


Posted by CLAUDIO IBAÑEZ GONZALEZ |




El valor de la cultura samurái...

La sabiduría de la cultura milenaria de los samuráis se transparente a través de una pelicula que ví hoy: ‘El último Samurái’, que recomiendo ver ya que refleja como del choque de las culturas oriental y occidental, brotan unos valores que podemos identificar en el ámbito de las organizaciones. La película El último Samurái nos describe una hermosa historia ambientada en el Japón de 1870, durante la restauración Meiji. Un oficial del ejército norteamericano, es contratado como asesor militar del emperador del Japón con el fin de modernizar su ejército, terminar con el poder feudal de los samuráis y unificar así el país. El capitán que, tras participar en la Guerra Civil estadounidense, llega desencantado, cínico y medio alcohólico, al principio no es más que un simple profesional mercenario.El contacto con los samuráis y con su cultura milenaria, en la que se verá forzado a vivir al caer prisionero en un primer combate, le da una perspectiva del mundo radicalmente distinta.


La relación que establece con el líder de los samuráis, Katsumoto, que es un personaje de la vida real, muestra claramente los códigos de honor, de lealtad y de sentido de la vida de los samurái. Es en este choque cultural donde brotan valores y excelencia que podemos identificar en el ámbito de las organizaciones y de la vida en general:
• La búsqueda de la perfección. El bushido, o el camino del guerrero, es el código samurái. No es tan solo un simple listado de reglas, sino un conjunto de principios para combatir y liderar sin perder los valores básicos humanos. Es la descripción de un modo de vida. Es buscar la perfección. Esforzarte por hacer algo bien te dignifica, especialmente si el camino no es cómodo y no se logran resultados inmediatos. La meta es el camino;
• Perseverar en el esfuerzo y aplazar la recompensa es una condición necesaria para los grandes logros. Nada importante se logra en un instante. En el corto plazo sólo se pueden lograr resultados cortos. Un proyecto vital es la base de todas las carreras de éxito.
• Nada humano me es ajeno. Destruir a los demás me destruye. Ayudar a los demás me ayuda.
• Pensar "fuera de la caja". En un tremendo choque cultural, Por ejemplo, el occidental no es capaz de comprender como Katsumoto decapita al samurái derrotado. En el código de éstos no existe la compasión ante la derrota y es el mismo samurái, ya vencido, quien solicita ser ejecutado.
• Honor y lealtad. A pesar de que la victoria es imposible, los Samurais siempre luchan hasta el final.
De esta forma, conociendo la cultura oriental y sus raíces y tradiciones más antiguas, podemos encuentrar un nuevo sentido y destino en las vidas de las personas y de las organizaciones.



Posted by CLAUDIO IBAÑEZ GONZALEZ |




^



 © Pensando en el Futuro... 2005 - Powered by Blogger Templates for Blogger